Intel presenta tres nuevos procesadores Amber Lake

Intel amplió su catálogo de procesadores Amber Lake, modelos dedicados al mercado de portátiles y convertibles, tablets, mini-PCs y otros dispositivos que busquen equilibrar consumo y rendimiento.

Los procesadores Amber Lake, parte de la octava generación de Intel, permiten dispositivos con diseños de refrigeración pasiva sin ventiladores, grosores por debajo de los 7 mm y un peso en los entornos de los 500 gramos.

Cuentan con la misma microarquitectura Kaby Lake-R que los Whiskey Lake de mayor potencia, y están fabricados en procesos tecnológicos de 14 nanómetros. Ofrecen dos núcleos y cuatro hilos de procesamiento nativo con distintas frecuencias de trabajo, gráfica integrada y consumos TDP de 5 y 7 vatios. Soportan memorias LPDDR3 hasta 1866 MHz en doble canal con hasta 16 Gbytes de capacidad y se comercializan bajo la serie “Y”.

Estos procesadores son los Core de menor consumo de Intel y destacan por sus mejoras especialmente en conectividad, soportando Wi-Fi Gigabit y extendiendo los módem 4G-LTE para conseguir los formatos de “siempre conectados”. Intel también resalta una mayor autonomía, de hasta 16 horas con una carga o el apartado del entretenimiento potenciado con el soporte para Dolby Atmos y Dolby Vision HDR.

Los procesadores Amber Lake están bastante extendidos en equipos nuevos, siendo utilizados por HP en el Spectre Folio, por Dell en el convertible XPS 13 y por Apple en la última generación de los MacBook Air.