¿Cómo el IoT está liderando la cuarta revolución industrial?

Las tecnologías de información están revolucionando los productos, servicios y la manera en que enfrentamos aspectos de la vida diaria como la educación, el trabajo o el entretenimiento.

Por Crispín Velez, encargado de Transformación Digital Ricoh Latinoamérica

Las soluciones tecnológicas se han convertido en sistemas que integran infinidad de componentes electrónicos, sensores, sistemas de almacenamiento y microprocesadores, así como software y herramientas de conectividad IP.

Estos dispositivos han develado una nueva era de posibilidades que ofrece oportunidades para la creación de funcionalidades altamente novedosas que ofrecen una mayor confiabilidad, así como una mayor utilización de las capacidades que trascienden los límites tradicionales de los productos.  La naturaleza cambiante de estos productos ha comenzado a transformar la cadena de valor, forzando a las compañías a replantear y rediseñar sus estrategias de negocio.

El término Internet de las Cosas – internet of things (IoT)– describe el creciente número de productos inteligentes conectados a internet y resalta de manera genérica las nuevas oportunidades que pueden representar. Se trata de una red mundial que permite el transporte de información, que juntamente con la capacidad de transmitir información que tienen los dispositivos y productos, hacen que éstos adquieran inteligencia al poder enviar los datos a sistemas de software centralizado que analizan esta información para la toma de decisiones de negocio.

En concreto, su potencial de transformación es enorme. Según estudios recientes, el impacto que tendrá IoT en la sociedad será de cinco a diez veces mayor que el de internet, con un estimado de 25 mil millones de “cosas” conectadas en uso para 2020, según Gartner. La realidad es que, para los usuarios finales, el IoT puede resultar Tan emocionante pero el potencial para las empresas es aún mayor al adoptar estas tecnologías y usarlas en el lugar de trabajo. Una encuesta de Economist Intelligence Unit, encontró que el 96% de los ejecutivos esperan que sus negocios utilicen IoT en algún aspecto para 2017. Además, el 29% cree que IoT inspirará nuevas prácticas laborales entre sus empleados y un 23% dicen que IoT cambiará eventualmente sus modelos de negocio.

En un futuro no muy lejano, los “iWorkers” estarán operando con un uso ilimitado de datos, y que se comunican, se agregan y se analizan continuamente, ayudándoles a tomar las decisiones correctas en los momentos correctos. Al aumentar el número de puntos finales interconectados, el IoT puede aumentar ese acceso exponencialmente, y mejorar significativamente los procesos en toda la empresa. Esto promete un impulso inmenso a la eficacia de la fuerza de trabajo – siempre y cuando se les proporcione las herramientas adecuadas.

Aquí y Ahora

En la actualidad, el IoT está mejorando la productividad en el lugar de trabajo, permitiendo a los empleados mover fácilmente la información de física a digital, y viceversa. Una forma en que el IoT supera la brecha entre lo físico y lo digital es a través de las tecnologías de búsqueda visual (VSR). Utilizando capacidades de reconocimiento similares a las de las huellas dactilares, VSR permite a los smartphones leer códigos incrustados en documentos de papel y señalización digital, lo que dispara el acceso a más información y nuevas aplicaciones. (A diferencia de los códigos QR, los códigos VSR son invisibles para el ojo). Un empleado puede escanear la parte relevante de un documento o una imagen con un dispositivo móvil e ir inmediatamente al siguiente paso del proceso, por ejemplo, un video de capacitación. El VSR también permite a los empleados tomar fotografías con un dispositivo móvil y adjuntar archivos de audio y texto a él, agrupar toda la información asociada y, por lo tanto, hacerla mucho más accesible y útil.

Por ejemplo, Clickable Paper de Ricoh, una solución de impresión interactiva que combina VSR, software de reconocimiento de imágenes y una aplicación para móviles, puede ofrecer múltiples posibilidades a los “iWorkers”. Utilizando la solución, un negocio podría pasar de imprimir gruesos informes trimestrales para su equipo interno a la creación de un folleto delgado con un bajo número de páginas, y múltiples hotspots que conducen a contenido digital adicional. Con esta aplicación en sus teléfonos inteligentes iOS o Android, los empleados pueden ajustar una imagen de una página y la aplicación envía la imagen ajustada a un servidor en la nube. Sus teléfonos inteligentes luego pueden mostrar enlaces a material digital, como un video, gráficos, marcos de mensajería, plazos y otro contenido.

Por supuesto, una afluencia de nuevos dispositivos conectados supone una mayor carga tanto para la infraestructura de TI que los soporta como para los procesos empresariales en los que estas nuevas corrientes de información necesitan integrarse. Las ganancias de productividad del uso de dispositivos IoT inteligentes que pueden servir como puntos finales sólo se realizarán si la información que envían no inhibe o compite con otros flujos de información que ya se ejecutan a través de la empresa. La seguridad también es una preocupación: tener muchos dispositivos continuamente enviando y recibiendo datos crea múltiples puntos de entrada para las brechas de seguridad, ya sea que se dirijan al dispositivo solo o a la red de la compañía. Las empresas deben tomar en serio esta vulnerabilidad y no pueden permitirse el lujo de adoptar las tendencias de IoT sin estar atentos a los nuevos riesgos que surgen como resultado. Hay una amplia variedad de soluciones disponibles para restringir el acceso no autorizado al dispositivo. Al combinar la protección basada en tecnología con rigurosas políticas de seguridad que tienen en cuenta los riesgos específicos planteados por IoT, puede ayudar a garantizar que los datos permanezcan seguros.

Una mirada hacía un futuro próximo

De cara a un futuro próximo, el IoT ofrecerá aún más movilidad de la información a los trabajadores. Por ejemplo, las empresas mejorarán la logística a través de la tecnología que monitorea la información sobre los patrones de tráfico y actualiza automáticamente las rutas, permitiendo a los conductores entregar productos y servicios con mayor rapidez y frecuencia. Dentro del lugar de trabajo en sí, los dispositivos IoT aumentarán la productividad manteniendo al personal informado en cualquier lugar y en cualquier momento. El Smartphone o dispositivo móvil de un empleado será consciente de dónde se encuentra (en casa, en el tráfico, en una reunión) y, basado en el calendario digital supervisado por esos mismos dispositivos, puede informar automáticamente a los colegas acerca de si el empleado se está llegando a tiempo o está indispuesto, etc.

Las compañías también pueden beneficiarse de una mayor eficiencia y reducir los costos mediante el uso de dispositivos equipados con sensores, conectados a Internet en cada paso de un proceso para recopilar y enviar datos en tiempo real a la nube. Allí, los datos pueden ser sometidos a una analítica sofisticada que localiza puntos donde se gasta tiempo y esfuerzos excesivos. Ese tipo de inteligencia y conectividad basada en sensores llevará el desempeño de los empleados a un nivel radicalmente nuevo, cuando se conviertan en una realidad.